Artículo 201 de la ley hipotecaria

Sin comentarios julio 10, 2020

El artículo 201 de la ley hipotecaria tiene en cuenta hasta tres puntos diferentes en los que determina aspectos relacionados con los trámites legales para la compra y venta de viviendas.

artículo 201 de la ley hipotecaria

¿Qué debemos valorar respecto al artículo 201 de la ley hipotecaria?

En este post vamos a distinguir cada uno de los tres apartados con detalle para aportar toda la información disponible y que los lectores no tengan dudas respecto a cómo actuar de acuerdo a esta ley.

¿Cómo se llevan a cabo los trámites?

En este primer epígrafe hemos de destacar un aspecto fundamental: el expediente que ratifique la descripción, superficie o linderos de cualquier espacio seguirá los trámites establecidos en el artículo 203 (aunque con algunas particularidades). Por ejemplo, el titular de la propiedad o de una parte indivisible podrá promover esta diligencia si aporta la descripción de la finca actualizada ante notario y declara que lo hace bajo su responsabilidad.

Otro caso es que el interesado exprese los datos y derechos que tenga de la finca, la certificación del catastro y gráfica del lugar como objeto del expediente. No obstante, no siempre se podrá aplicar el procedimiento de acuerdo con lo establecido en el artículo 203.

Si hemos incluido una representación gráfica alternativa, el notario procederá según lo dispuesto en el artículo 18 del texto refundido de la Ley del Catastro Inmobiliario (párrafo segundo del apartado 2). Así, en caso de dudas, el registrador podrá alegar esta incertidumbre sobre dicho expediente y suspender la inscripción solicitada por la falta de información concreta.

¿Puede haber rectificaciones?

Podremos realizar la rectificación de la descripción de una finca sin tener que tramitar el expediente cuando se dé el caso de una alteración de la calificación o clasificación, destino o características propias de la finca. Por ejemplo, esto afecta a la identificación del lugar, el nombre por cómo se conozca o el número o denominación de la calle donde esté. Para llevar a cabo esta modificación, debemos acreditarlo de tal manera que se pueda determinar conforme a lo establecido en las normas del catastro.

¿Cuándo no hemos de tramitar el expediente de rectificación?

El tercer punto nos indica que no hay necesidad de gestionar el documento de rectificación cuando se constaten diferencias de cabida de la finca inscrita en dos casos. Por un lado, cuando estas no sean del 10 % y se acredite con una certificación catastral descriptiva y gráfica. Por otro, en supuestos de rectificación de la superficie cuando lo diferencia no sea mayor del 5 % de la cabida con lo que esté inscrito.

Como hemos podido comprobar, estos puntos del artículo 201 de la ley hipotecaria reflejan la necesidad de acreditar bien todos los documentos para posibles rectificaciones catastrales.


Sin comentarios